cover photo

Manuel

manuel-jf@hub.zilla.tech

Sine ira et studio

 Zotlandia 
El germen de lo que será el más poderoso movimiento anarquista jamás visto en un país estaba sembrado con una incipiente conciencia obrera configurada a lo largo del siglo XIX, las influencias del socialismo utópico, la radicalización del liberalismo y el federalismo proudhoniano de Pi y Margall, que tenían que desembocar lógicamente en el anarquismo.


Orígenes obreros, ideológicos y culturales del anarquismo español

Image/photo

Como ya hemos dicho, uno de los precedentes del anarquismo fue el societarismo obrero. Así es, en los primeros años del siglo XIX empieza a germinar una conciencia obrera, en determinadas regiones del país, sobre la necesidad de asociaciones que mejoren su condición social y dignifiquen su existencia. En el segundo tercio del siglo, el país vive bajo la inestabilidad política y las agitaciones obreras en lucha por sus reivindicaciones; según el criterio de unos u otros gobiernos, las asociaciones obreras son prohibidas una y otra vez. La situación apenas mejora, miseria y hambre es lo que espera a trabajadores y campesinos, lo que provoca insurrecciones de todo tipo hasta llegar al clima antimonárquico de los años 60. Además de la lucha por sus derechos más elementales, empezando por la propia necesidad de sobrevivir, otros factores ideológicos irán influyendo en el movimiento obrero durante el siglo XIX: las ideas socialistas de Saint-Simon, Cabet y Fourier y, posteriormente, las de Proudhon a través de Pi y Margall.

Fourier, al que se le puede considerar un precursor del anarquismo, preconiza un sistema basado en la armonía y en la cooperación; contrario a una autoridad central, apela al federalismo. En España, tuvo sus seguidores y puede afirmarse que creó escuela. Pueden mencionarse los nombres de Sebastián Albreu, que difundió las ideas de Fourier entre 1840 y 1950 en Andalucía, Sixto Cámara, que publicó numerosos artículos al respecto en La Atracción, Ordax Avecilla, editor del periódico La Asociación, Antonio Ignacio Cervera, también editor de varias publicaciones y creador de una escuela precursora de la de Francisco Ferrer, y el historiador y periodista Fernando Garrido. Otro socialista que influyó en España fue Cabet, partidario igualmente de una comunidad fraternal y pacífica, que tuvo un grupo de discípulos en Barcelona ya en 1853.

 Zotlandia 
La verdad es que cada vez que oigo hablar de capitalismo senil o terminal, o de la muerte del capitalismo, recuerdo la rumba de Peret que decía: "que no estaba muerto, que no, / que estaba tomando cañas..." Pero en fin, no viene mal repasar sus orígenes , porque, en efecto, allí anidaba su futuro.

Capitalismo terminal versus capitalismo original | EL TOPO

Image/photo

«No hay futuro porque lo hemos dejado detrás.» Santiago López Petit

Estos tiempos de cambios críticos, con un capitalismo desbocado y seminal que nos arrastra hacia su magma original a la vez desarrolla tecnologías salvíficas en un movimiento pendular entre lo viejo y lo nuevo, el origen hay que buscarlo en la expansión comercial y financierfinanciera  llevada a cabo durante los siglos XIII y XIV. Las ciudades-Estado del norte de Italia fueron las principales beneficiarias de la expansión comercial y quienes lideraron más tarde la expansión financiera de la economía-mundo europea, y tuvieron un papel fundamental en la creación de vínculos regionales a lo largo de la cadena transcontinental de transacciones que se extendieron de Inglaterra hasta China.

Em el presente, la no territorialidad del sistema financiero y las monedas virtuales evocan las ferias sin lugar puestas en marcha por la diáspora de la clase capitalista genovesa cuatrocientos años antes. A diferencia de las ferias medievales, estas ferias se hallaban estrechamente controladas por un grupo de banqueros mercantiles que las celebraron donde fue de su agrado hasta que se establecieron en el territorio verdaderamente neutral de Piacenza.

Los genoveses han inventado un nuevo intercambio —comentaba sarcásticamente el florentino Bernardo Davanzati en 1581—, lo que ellos denominan las ferias de Bisenzone[1], donde se instalaron inicialmente. Pero ahora se han instalado en Saboya, en Piamonte, en Lombardía, en Trento, precisamente fuera de Génova, y allí donde lo desean los genoveses. Así, se les debería llamar Utopía, es decir, ferias sin lugar


En realidad las ferias genovesas eran una utopía únicamente si se observaban desde la perspectiva de las ciudades-Estado en declive y de los emergentes Estados-nación. Desde la perspectiva del espacio de flujos de la diáspora de la clase capitalista, constituyen por el contrario un poderoso instrumento de control de la totalidad del sistema de pagos interestatal europeo. Los flujos de mercancía y los medios de pago  eran de hecho internos a la red no-territorial del comercio a larga distancia y de las altas finanzas, controlada y gestionada por la élite mercantil genovesa mediante el sistema de las ferias de Bisenzone.

 Zotlandia 
Sevilla se asoma al horror de sus fosas comunes: 4.000 represaliados entre 14.000 muertos

Image/photo

El Ayuntamiento localiza tres de los ocho enterramientos que quiere excavar, en los que se mezclan fusilados en tapias, fallecidos en cárceles y pobres muertos en la posguerra. 

 Zotlandia 
O lo que hay que hacer y lo que se debe hacer. Un clásico en filosofía. Y es que la ley y la moral no son siempre compatibles. De hecho, lo son mucho menos de lo que pensamos.


No, por mí no tiembles

Image/photo


"No, por mí no tiembles: tu destino, prueba a enderezarlo”, decía Antígona a Ismene. ¿Qué había pasado? Antígona dio su vida por la de un muerto, porque la Justicia no entiende de beneficios. A Ismene, humana y racional, no le mereció la pena enfrentarse al tirano Creontes y enterrar a su hermano con dignidad. Para cuando se arrepintió ya era tarde.

Y es que los clásicos lo son porque son constantes. Porque hablan de nuestra naturaleza y resuenan como pulsaciones de la humanidad. Y Antígona, la loca, (moraleja, puro concepto) nos enseña que dicen más de nosotros nuestros muertos que nuestros vivos.

¿Y qué dicen nuestros muertos de nosotros, españoles? ¿Los unos y los otros? ¿Qué nos han dejado? Una herida, abierta. Es sabido. Una brecha para asomarnos al infierno, un país de fosas comunes. Y eso somos, y con ello vivimos.

 Zotlandia 
Mon (@satimonoupe@social.politicaconciencia.org)

Image/photo


Trotula de Ruggiero, la ginecóloga de la Edad Media

En una época en la que la ciencia era cosa de hombres, Trotula de Salerno destacó en el campo de la medicina con ideas transgresoras sobre el control de la natalidad, los problemas de fertilidad o los métodos para reducir el dolor en el parto.

https://www.muyhistoria.es/edad-media/articulo/trotula-de-ruggiero-la-ginecologa-revolucionaria-de-la-edad-media-161534762365/amp#click=https://t.co/J5GZr9mJ2Q

https://social.politicaconciencia.org/media/qPIYNs24AImPnrug7fE

 Zotlandia last edited: Thu, 06 Sep 2018 12:32:43 +0200  
La llamada teoría del iceberg o de la omisión atribuida a Ernest Hemingway trata acerca de la técnica literaria que aplicaba el escritor estadounidense al significado de sus cuentos o artículos periodísticos los cuales no debía explicarse en el relato de superficie sino que la esencia de la narración debía subyacer por debajo sin que se notara. La teoría es homologable al relato sobre la historia del Valle de los Caídos, el conjunto monumental (abadía, basílica y cementerio) en homenaje a los caídos en la Guerra civil situado en  el valle de Cuelgamuros a 60 kilómetros de Madrid.


El Valle de los Caídos: la punta del iceberg - La Réplica

Image/photo

La ciclópea construcción mandada por el dictador Franco y que tuvo lugar entre 1940 y 1958 tiene como punta del iceberg una gigantesca cruz de 150 metros de altura y bajo la cual se da entierro aproximadamente a unos treinta y tres mil cuerpos – muchos sin identificar – convirtiéndolo en la mayor fosa común de España. Entre los ilustres identificados yacen los restos del dictador Francisco Franco y el fundador de la Falange Española José Antonio Primo de Rivera.
Valle de los Caídos. Foto de Jorge Díaz Bes. Fuente: Wikipedia Commons.

Pero debajo de la punta del iceberg reside la verdad del relato:

La mano de obra utilizada fueron prisioneros de guerra o comunes contrarios al régimen y que como castigo (el régimen lo llamaba eufemísticamente redención de penas) eran obligados a realizar trabajos en unas condiciones muy duras, tanto que se contabilizaron numerosas muertes por accidentes laborales, castigos o por la silicosis contraída propia de aquellos trabajos. El osario está formado en gran parte por muertos que lo fueron por desapariciones forzosas, hechos que el letrado Baltasar Garzón lo incluyó en el polémico auto de 16 de octubre de 2008 de crímenes contra la humanidad del régimen dictatorial franquista y por el que fue imputado por prevaricación. Muchos huesos fueron recogidos durante años de fosas de diferentes puntos de España de soldados muertos del bando republicano sin criterio alguno, de forma desordenada, sin identificar cadáveres y sin informar a las posibles familias del fallecido. Gran parte de los huesos después de numerosas aperturas, traslados, humedades u obras de mantenimiento han acabado conformando una masa heterogénea, irregular y deforme de restos óseos sin orden alguno.

 Zotlandia 
Antoine Lilti, SinPermiso:

Todavía por traducir al español, The London Hanged: Crime and Civil Society in the Eighteenth Century [Los ahorcados de Londres: Crimen y sociedad civil en el siglo XVIII] (Londres, Allen Lane, 1991), primer libro importante de Peter Linebaugh, acaba de ser traducido al francés con el título de Lespendus de Londres. Crime et societé civile au XVIII siècle por la editora radical Lux Editeurs. Recogemos dos reseñas recientes que acaso animen a una pronta publicación en lenguas peninsulares


Cuando se ahorcaba a los pobres

Image/photo

El paseante londinense que pasa por el ángulo noreste de Hyde Park no dudará de que en ese lugar se levantaba la siniestra horca de Tyburn, de la que se colgaba varias veces al año a los condenados a muerte. En un libro que hizo época, publicado en 1991 en Inglaterra, reeditado varias veces y por fin traducido al francés, el historiador norteamericano Peter Linebaugh ha querido saber quiénes eran esos desgraciados y qué delitos les condujeron a este triste fin. El resultado es un libro impresionante y desbordante: un fresco vibrante de la clase obrera inglesa en el amanecer del capitalismo.

Linebaugh demuestra, gracias a una minuciosa investigación en los archivos judiciales, que los ahorcados de Londres sólo muy raramente eran delincuentes encallecidos. Más a menudo se trataba de trabajadores pobres, marineros, artesanos, criados, condenados por haber robado algunos objetos. Tyburn se convirtió en símbolo de la criminalización de los pobres, emblema de una violencia ejercida por las élites contra esta población obrera cuyos hábitos, solidaridades y tradiciones entorpecían el auge del capitalismo inglés.

 Zotlandia 
Bizancio, el 'influencer' marginado

Image/photo


A pesar de su importancia en gran parte de la cultura actual, el Imperio Bizantino es una parte de la historia olvidada para muchos.

 Zotlandia 
Boia se pregunta si entre la fundación del estado alemán por Bismark y la derrota de 1945 Alemania fue más nacionalista, menos democrática, más expansionista, o más racista que el resto de las naciones


Lucian Boia y la supuesta excepcionalidad de Alemania entre 1914 y 1945 | FronteraD

Image/photo

A mediados del siglo XX, concretamente hacia 1945, se produce el fin de un ciclo histórico que es de hecho un punto de inflexión en la evolución del género humano.

La Humanidad mira hacia atrás y se reconoce autora de la mayor catástrofe de toda su trayectoria vital. Más de 50 millones de muertos, secuelas imposibles de evaluar, los mayores movimientos de población conocidos hasta entonces, así como de una destrucción y un horror sin límites, llevaron a los investigadores a plantear la búsqueda de las claves de la tragedia en la propia nación alemana, su militarismo y sus ambiciones expansionistas, en el marco del talante autoritario de sus relaciones sociales y su nacionalismo excluyente.

Al mismo tiempo, se llevó a cabo una drástica revisión de las ciencias sociales y de su discurso, que durante casi cien años había asociado el darwinismo social o racialismo al avance científico y al progreso humano, aplicando para ello los métodos de la biología a la sociología.

La adhesión de la élite intelectual alemana a las teorías socio-raciales, junto con la particular idiosincrasia nacional, fueron los dos elementos cuya conjunción acabó imputando los horrores del nazismo a una presunta “predisposición alemana”, capaz de cauterizar, anulándolas, las altas cotas alcanzadas por la cultura y la sensibilidad artística de ese pueblo.
  
Parece interesante ese libro pero culpar a Alemania de las dos guerras como si el resto de países fueran santos creo que sería un error. La gran guerra, en su primer tiempo (primera guerra mundial) y su segundo (segunda guerra mundial) se produjo por más factores. El imperio británico siempre ha asfixiado, miente y engaña para salirse con la suya. Ellos también se visten de ese pensamiento de superioridad sobre los demás.
¿Cuántas ayudas prometieron a los pueblos para destruir al imperio Otomano? ¿Cuánto forzaron, creando un embargo marítimo y comercial a Alemania? ¿Por qué reclamaron todo el oro en EEUU provocando la tremenda recesión de Alemania? Si se supone que fue un armisticio ¿cómo no contaron con Alemania para los acuerdos del fin de la guerra? Llevaron inevitablemente a la segunda parte.

Sí tan democráticos eran los demás, por qué no apoyaron a la democracia española e hicieron la vista gorda con el apoyo nazi.
  
Bueno, parece que el autor se hace preguntas parecidas a las tuyas. Temtado estoy de leerlo, porque a mí me fascina este pueblo, capaz de lo mejor y lo peor, pero sobre el qie pesa un gran desconocimiento...
  
En mi caso hasta desconocimiento del pueblo al que pertenezco, imagina sobre otro, aunque estuviésemos un tiempo gobernados por la misma corona.

 Zotlandia 
Me he comprado para el verano un libro de Ignacio Martínez de Pisón sobre Filek. No sé si conocéis a este pícaro químico austriaco, cuyo nombre completo es Albert von Filek, pero vale la pena. Filek consiguió engañar (por un tiempo largo) a Franco y su séquito con su supuesto invento: un combustible sintético, hecho con agua del río jarama y una mezcla de extractos vegetales. Fue protegido y adulado por un régimen que se las prometía felices porque en sus fantasías, tal invento convertiría a la España recién salida de una atroz guerra civil (todo esto ocurrió ¡en 1939!), en el mayor exportador de petróleo del mundo... Hasta que a alguien sensato se le ocurrió realizar un sencillo análisis de aquella agua aromatizada...

Pese a lo escandaloso del engaño, hay poca información disponible en Internet sobre la estafa. En este enlace te puedes hacer una idea cabal de este ejemplo primordial del timo del tocomocho:

Albert Elder von Filek, el tipo que engañó a Franco. Curistoria - Curiosidades de la historia

Image/photo

 Zotlandia 
Estamos a finales de abril del 2001, en un pueblo del norte de Argelia, en la región de la Cabilia. La policía acaba de torturar y asesinar en el interior de la comisaría a Massinissa Germah, un estudiante de apenas 18 años. La muerte del joven está a punto de convertirse en el desencadenante de un levantamiento que se prolongará durante todo un año y que incluirá enfrentamientos constantes con la policía. El Estado hará pagar caras las protestas: en las marchas que se organizan en respuesta al asesinato, una a la ciudad de Amizour y otra a Argel, la policía dispara contra los manifestantes y mata a más de 140 personas. Los disturbios que se desencadenan acaban con el incendio de varios edificios, entre ellos comisarías, ayuntamientos y sedes de partidos políticos.


La Comuna Libre de Iberbacen - Todo Por Hacer

Image/photo

El mantenimiento de la tensión durante el año siguiente obliga a ceder al presidente argelino Abdelaziz Bouteflika, que retira a la policía de la región de la Cabilia. Además, con el objetivo de reducir la tensión, decide admitir una de las reivindicaciones históricas de los bereberes, mayoritarios en la región, y reconocer la lengua tamazigh incluyéndola en la Constitución argelina.

Las medidas de Bouteflika y las oleadas de arrestos y desapariciones a manos del Estado consiguen contener las protestas, aunque el conflicto permanece latente. La tensión estalla de nuevo diez años más tarde, en la región de Iberbacen, en la pequeña Cabilia. La autoridad regional se niega a registrar al Partido Socialista del Trabajo en las elecciones municipales, lo que desencadena una oleada de protestas. Las autoridades se ven obligadas a ceder y el PST gana los comicios con un 39% de los votos. Sin embargo, la alianza del resto de partidos saca del poder al PST y coloca en la alcaldía a un representante del discurso oficialista procedente de Argel. Las protestas estallan por toda la región: los manifestantes bloquean y cierran el ayuntamiento y ocupan un edificio público, donde proclaman a la Asamblea General Abierta como único órgano decisorio de la región. Acaba de nacer la Comuna Libre de Iberbacen.

El funcionamiento de la Comuna


A partir de la proclamación de la asamblea, la región de Iberbacen comienza a autogestionar todos los aspectos de la vida en común. Los intentos de los representantes del Estado de recuperar el control de las instituciones son frenados por los vecinos, que ocupan día y noche los edificios públicos y bloquean el funcionamiento de los servicios municipales. Estos son asumidos por la asamblea, que comienza a ocuparse de labores como la gestión de la sanidad y la educación, la recogida de basuras o el mantenimiento de las infraestructuras de agua y electricidad.

 Zotlandia last edited: Wed, 30 May 2018 07:44:13 +0200  
A uno le gustan las conferencias y charlas de gente que sabe como el profesor Fontana, pero en la España rural  donde uno vive, eso es difícil. Así que mientras el sueño de una una Universidad errante sea solo un sueño, uno tiene que conformarse con reseñas y transcripciones. Aún así, vale la pena...

Ests es una intervención oral que Josep Fontana realizó ante estudiantes de la Universidad de Barcelona el pasado mes de Marzo. En ella, el prestigioso historiador resume de forma sencilla y lúcida, partiendo de los cambios en curso en las universidades, las motivaciones y las consecuencias de la actual ofensiva del capital en el conjunto de la sociedad.


Conferencia Josep Fontana | Hemeroteca | Pensamiento | El Viejo Topo

Image/photo

Pero lo que pasa ahora es que las cosas están cambiando de manera radical, porque a lo que nos enfrentamos de cara a un futuro inmediato ya no es a los obstáculos a la mejora de la educación pública, sino que ha surgido una amenaza a su propia existencia. No se trata ya de empujar hacia adelante para progresar, sino de prepararnos a resistir para no perder la en señanza pública, dentro de un esfuerzo para preservar el conjunto de los derechos sociales conseguidos en Europa como consecuencia de dos siglos de luchas colectivas.

Los primeros síntomas comenzaron con el doble juego de aumentar las tasas de matriculación y disminuir el gasto público en educación e investigación. En Italia la reforma Gelmini se propone eliminar un gran número de profesores y reducir consi de rable men te los fondos destinados a la Universidad. En Inglaterra ha habido protestas contra el anuncio de un incremento brutal del coste de la matriculación, que dejaría la educación superior re du cida a un privilegio para hi jos de familias ricas. Aquí, los anuncios van por el mis mo camino. Son hechos que se quiere presentar como una consecuencia transitoria de los problemas coyunturales del dé ficit del estado, pero que en realidad responden a un proyecto de cambio permanente.

 Zotlandia last edited: Thu, 24 May 2018 08:05:45 +0200  
El 24 de mayo de 1543 moría el astrónomo Nicolás Copérnico. Ilustre iniciador de la revolución científica que acompañó al Renacimiento europeo


Copérnico y la Iglesia Católica | Ciencia | Libros | El Viejo Topo

Image/photo

En 1543, cuando Copérnico publicó su descripción de que la Tierra se mueve girando sobre su eje y dando vueltas alrededor del Sol, uno de los aspectos más revolucionarios de su obra era la afirmación de que lo que decía era efectivamente cierto. La nueva astronomía que proponía no era un mero ejercicio hipotético en cálculos planetarios, sino una descripción de cómo era realmente el sistema solar.

Algunos de sus amigos trataron de ocultar este sorprendente hecho: su De Revolutionibus apareció por vez primera con un prefacio anónimo que efectivamente afirmaba que esta no era la intención de Copérnico. Según el prefacio, escrito por un nervioso amigo que se había encargado de dar a la imprenta la obra de su moribundo autor, Copérnico no pretendía dar a entender nada acerca de la posición y los movimientos reales de los cuerpos celestes. El libro era una mera ilustración de cómo su modelo alternativo de los cielos podía proporcionar una base útil para efectuar cálculos astronómicos.

Aquel prefacio conciliador no engañó a nadie. Las ideas de Copérnico habían estado en circulación desde bastante antes de la publicación del De Revolutionibus y habían sido inmediatamente atacadas por los reformadores protestantes, que las consideraban como una desviación inaceptable de las Escrituras. Martín Lutero (1483-1546), que insistía en una lectura estrictamente literal de la Biblia –un retorno, según él, al cristianismo original–, calificó a Copérnico de tonto y de astrónomo advenedizo

 Zotlandia 
Uno podría permanecer indiferente a los dramáticos esfuerzos de Kiefer y emitir el juicio de que por muy bueno que sea el arte no puede redimir el genocidio que tuvo lugar. Pero entonces puede que Kiefer no esté tratando tanto de redimir la historia como de describir la enfermedad de su cultura que hizo posible ese asesinato de masas. Quizá la verdad se halla en algún punto entre el irónico repaso de Kiefer a los horrores nazis y su advertencia, igualmente poderosa, de que esas cosas nunca, jamás, deben volver a hacerse.


Anselm Kiefer en el Met Breuer. Una nueva reflexión sobre Alemania y el olvido | FronteraD

Image/photo


Con más de setenta años ya, Anselm Kiefer sigue manteniendo una fuerte presencia en el arte alemán; en realidad, en el arte a nivel mundial. Kiefer es conocido por sus largas perspectivas de campos surcados, enmarañados con collages de materiales, por sus espeluznantes pinturas de los hornos utilizados para incinerar a los judíos gaseados y por su tratamiento romántico del paisaje y la mujer, pintados casi siempre con un atisbo de amenaza, probablemente para dejar constancia de las muertes provocadas por la Shoah. La destreza técnica de Kiefer es indiscutible, salvo tal vez para los expertos restauradores que trabajan en sus pinturas, que tienen que volver a adherir la vegetación y el detritus a sus obras, especialmente en las primeras. Kiefer es un personaje sumamente controvertido.

En sus tiempos de estudiante veinteañero, Kiefer visitó lugares alemanes famosos vinculados al Tercer Reich y se fotografió a sí mismo haciendo el saludo nazi, un gesto que todavía es ilegal en Alemania. El artista ha explicado esa provocativa conducta diciendo que era un intento de revisitar los mitos que han hecho de Alemania un país tan grande, pero también tan terrible. Alemania, hoy recuperada ética y económicamente de su pasado, debe afrontar no obstante la ola de juicios que trae cada nueva generación, no sólo judía, también de los ciudadanos de todo el mundo. Para ser justos, Alemania ha sido muy exhaustiva a la hora de afrontar su pasado, tratando de dar sentido a lo que pasó y lograr vivir en paz con ello. Aún así, la historia se resiste a morir, y algunos acontecimientos históricos, como el Holocausto, no pueden quedar relegados sin más a los márgenes.

Al mismo tiempo, es justo decir que en Alemania la investigación honrada y la aceptación de su responsabilidad moral han producido un arte de profunda importancia en los últimos años, incluso por parte de aquellos que no han abordado de forma directa su historia reciente. Uno piensa en Kiefer, Gerhard Richter, George Immendorf y, un poco antes, Blinky Palermo. Pero nadie del actual plantel de artistas alemanes ha respondido al reto de la conciencia histórica como muestra esta exposición de treinta y cuatro obras sobre papel y un cuadro.

 Zotlandia last edited: Mon, 30 Apr 2018 08:06:25 +0200  
Otro ejemplp más para la amnesia española (aún tenemos pendiente ls geolocalización de los campos franquistas, su conversión en Memoriales), porque como decimos a menudo, el olvido es una segunda muerte...

Rivesaltes: el campo de los ‘indeseables’

Image/photo

Republicanos españoles, judíos, gitanos, presos nazis, argelinos harkis e inmigrantes en situación irregular... Todos vivieron en este campo del sur de Francia. Hoy, el sitio es un Memorial

 Zotlandia 
"En ningún país de Europa que haya sufrido una dictadura existe un lugar de homenaje a los tiranos"


Nicolás Sánchez Albornoz, último superviviente de Cuelgamuros
by CTXT on YouTube

 Zotlandia 
La serie Enviado especial se publicó originalmente en la revista trimestral Humo entre diciembre de 2006 y noviembre de 2007. Era la tercera colaboración que Fidel Martínez (Sevilla, 1979) y yo acometíamos tras los álbumes Cuerda de presas (Astiberri, 2005) y Hacerse nadie (Ariadna, 2007). El protagonista estaba modelado sobre la figura del reportero polaco Ryszard Kapuscinski (del que se acababa de publicar el ensayo biográfico Viajes con Heródoto) y nos permitía abordar en breves pinceladas algunos momentos clave del siglo XX.


Enviado especial, 1. El peso del papel | FronteraD
Image/photo

 Zotlandia 
Del paro de Islandia al "lunes negro" polaco: los antecedentes de la huelga feminista

Image/photo

Las organizadoras prevén que la huelga feminista, convocada el próximo 8 de marzo, será un éxito. El camino ya lo es. Esta cita con la reivindicación llega en un momento donde el feminismo español está activo y fuerte. Sin duda, el mérito es de las mujeres y de las organizaciones que llevan lustros trabajando para que se hagan efectivos los derechos de la mitad femenina del mundo. Hay muchos antecedentes de mujeres que decidieron parar. Estos son algunos de los más recientes.

 Zotlandia 
La historia se remontaba a la primavera de 1945. En aquellos días, gloriosos para muchos y aciagos para unos pocos, arribó a Madrid un matrimonio belga. Leopold, el marido, un hombretón sanguíneo en la flor de la edad, había sido en su país el lugarteniente de León Degrelle, el líder fascista local.


La Academia. Nazis belgas en Madrid | FronteraD

Image/photo

¿Quién sospecharía que la reputada Academia de Idiomas BRAC, ubicada hasta hace algún tiempo en pleno centro de Madrid, era la tapadera de una organización secreta?

Yo no, desde luego.

Me sacó de la ignorancia un rumor que serpenteaba en el profesorado de lenguas. Nos lo contó madame Chevalier en petit comité, en una de las clases de francés que nuestra editorial había tenido a bien ofrecernos en el marco de su programa de formación. La profesora, una señora cincuentona casada con un español y madre de una panda de franco-íberos, dedicaba esas horas a charlar con nosotros de lo humano y lo divino. En la pausa del almuerzo nos reuníamos en una salita con una mesa y cuatro sillas, y en un francés macarrónico cada uno aportaba un tema de conversación: Chelo, de Personal, detallaba su viaje en bicicleta por los canales holandeses –mucho vocabulario ciclista–; yo describía mi rutina laboral –denso léxico periodístico–; y Perico, de Maquetación, se entusiasmaba con la Champions –penaltis, hinchada, tarjeta amarilla y demás jerga futbolera. Una vez debatimos los caracteres nacionales. “El español es generoso”, reconocía nuestra docente con ecuanimidad, “le gusta compartir, pagar invitaciones; el francés no, es radin, sí, se pronuncia ‘radán’, tacaño, agarrado. Entre invitar a sus amigos a unas copas de vino en un bistrot o tomarse la botella solo en casa, prefiere lo segundo”.
 from Diaspora
2018 y sigue siendo así. Te vas en un bar con españoles, uno para la cuenta, el otro pagará la próxima. En Francia, cada uno para su bebida. Me da una vergüenza ajena cada vez que pasa.

 Zotlandia 
El delgado hilo que aún mantiene viva la memoria del genocidio español pende de los últimos testigos: su recuerdo debemos conservarlo como paño en oro.  Este relato estremecedor del bombardeo de Guernika por parte de la aviación nazi, por ejemplo.

E. vive en una residencia de Iruñea y es una de las últimas supervivientes del bombardeo de Gernika. Recuerda nítidamente el ataque y la peripecia familiar como si hubiera ocurrido hace dos días. Nunca volvió al pueblo bizkaino.


“¡Cómo retumbaban las bombas!”, el relato de una superviviente en Gernika

Image/photo

El día del bombardeo, E. salía a pasear por los alrededores de la villa con Luisa. De pronto, una escuadrilla de aviones surcó el cielo y se oyeron las primeras bombas. La pareja de niñas, aterrorizada, no sabía qué hacer. Providencialmente, se cruzó con un grupo de milicianos, unos chavales de veintitantos, que las subieron a una colina y las escondieron en un pinar, donde estuvieron largo rato abrazadas a ellos. E. lo cuenta con emoción, como si acabara de suceder. Nos dijeron que nos pusiéramos un palo en la boca, para que no se nos reventaran los oídos. ¡Cómo retumbaban las bombas! Estábamos muertas de miedo, llorando. Aquellos chicos no sabían qué hacer con nosotras... Se marchaban unos aviones y venían otros, no había descanso. Como el bombardeo seguía, los milicianos nos llevaron, a cachicos, por unos trigales a un caserío cerca de allí, que estaba lleno de gente, todos rezando. ¡Era de miedo, eh!