cover photo

Manuel

manuel-jf@hub.zilla.tech

Sine ira et studio

 Zotlandia 
La relación entre autor, lector y la cuarta pared en la literatura es igual de importante y enigmática que en el teatro.


Rompiendo la cuarta pared

Image/photo


Empecemos por una simple pregunta. ¿Es usted un lector ávido o un lector “twittero”? O, mejor, ¿lee usted?

No me atrevo a responder. Aún estoy en pañales con la teoría parediana, pero desde aquí quiero dilucidar que la literatura –independientemente del medio en el que se haga notar– cada día tiene menos followers.

Actualmente, la gente está absorta en su vida y no se detiene, a veces, en leer ni tres líneas. Las siguientes preguntas que me planteo son: ¿Qué pasa? ¿Por qué la gente se aburre leyendo y prefiere ver imágenes y memes? Son preguntas retóricas, lo sé. Sin embargo, viene al pelo lo de retórica, porque precisamente, si aún sigue leyendo, de ella voy a hablar. Intentaré ser breve para que usted no se aburra y, por ende, cierre la pestaña.

Para empezar, voy a tutearte. Voy a acercarme más a ti. A tu mirada a través de estas líneas. Y ya vemos qué ocurre al final.

Origen de la cuarta pared

La cuarta pared, o bien la teoría parediana, es la razón de ser de estas líneas. Yo no inventé el término. Lo he cogido prestado de su padre, Denis Diderot (1713-1784). Este hombre de letras asumió que existía una pared ficticia entre el escenario y el público. Hizo partícipe a los intérpretes de esa pared imaginaria justo enfrente de ellos. A priori, este término no se aplica en literatura. Pero tiene sentido si quieres hablar de la relación entre tú, como lector, y yo, como escritora.

Desafortunadamente, cuanto más pasa el tiempo, la proximidad comunicativa entre nosotros se aleja más, hasta límites insospechados. Y eso es, como poco, peligroso.

Esta teoría parediana y transgresora aboga por la supervivencia e implementación de este concepto teatral también en la literatura. Descartes consideraba que un orador no puede ser uno mismo si no hay existencia externa a él. O lo que es lo mismo, si tú no me lees, o, peor, si nadie me lee, esto no tiene ningún sentido. Por eso, considero esencial nuestra relación, ya que sin tu existencia yo desaparece
  last edited: Sat, 15 Dec 2018 09:01:11 +0100  
Nota bene

Descartes consideraba que un orador no puede ser uno mismo si no hay existencia externa a él. O lo que es lo mismo, si tú no me lees, o, peor, si nadie me lee, esto no tiene ningún sentido. Por eso, considero esencial nuestra relación, ya que sin tu existencia yo desaparezco.

 Zotlandia 
De nuevo Valle. Inagotable, tremendo, magistral. Nunca suficientemente presente en nuestros escenarios. El Centro Dramático Nacional programa ahora en el Teatro María Guerrero un estupendo montaje de Luces de bohemia que firma Alfredo Sanzol y respeta el texto original casi en su integridad, con algún cambio que luego comentaré. Muchos especialistas coinciden en considerar que esta es la mejor obra teatral española del siglo XX.


‘Luces de bohemia’, espejos confrontados | FronteraD

Image/photo

Luces de bohemia se publicó por entregas en la revista España entre el 31 de julio y el 23 de octubre de 1920, y en su versión definitiva, con bastantes modificaciones y añadidos, apareció en forma de libro en 1924. Como se ha apuntado en alguna ocasión, resulta curioso constatar que el itinerario sonámbulo de Max Estrella por el nocherniego Madrid de la bohemia se acompasa en el tiempo con el de Leopoldo Bloom por Dublín (Ulises fue publicada en 1922). En esos dos largos paseos encapsulados temporalmente en varias horas de un mismo día, o de una noche y su madrugada, y en los que cabe el siglo XX, la ciudad adquiere un protagonismo decisivo como escenario vivo que el paladín inverso atraviesa convertido en reflejo grotesco de modelos nobles. Valle se remite a la deformación de los héroes clásicos como génesis del esperpento, esa tragedia que no es tragedia, desgarrada y ridícula; por su parte, la peripecia del anodino Bloom es una paráfrasis doméstica y apocopada de la epopeya homérica. Ambos autores constatan de alguna forma que los grandes héroes desaparecieron junto con los viejos dioses de la integridad y del esfuerzo, la vieja ética, los viejos principios. Los modernos arribistas, esa especie insumergible, carecen de dimensión épica y seguramente de dimensión ética.

Luces de bohemia es un vivísimo repertorio de referencias cultas y populares que mezclan, por ejemplo, a la teósofa madame Blavatsky, Hamlet, Espartero, Castelar, Calderón, Rubén Darío y otros personajes políticos y literarios del momento; un texto en el que alternan lo procaz y lo elegíaco, la jerga tabernaria y las evocaciones clásicas, de tal manera que ese lenguaje elástico, deslumbrante, que conjuga la agudeza plástica, el humor y el desencanto, se convierte también en protagonista de la epopeya miserable, convulsa y triste del quijotesco Estrella en compañía de su escudero don Latino de Hispalis, al que en algún pasaje de la obra alude como su perro.

 Zotlandia last edited: Tue, 27 Nov 2018 09:23:03 +0100  
Teatro y vida, una crónica y crítica teatral de Alfonso Armada:

Tenía miedo: de que el pretexto se convirtiera en una muestra de buenas intenciones y obscena incompetencia. Pero también de que me hiriera en lo más hondo. Sin la menor duda, prefería la segunda opción y no por ninguna suerte de masoquismo. Sino por piedad. Y por lo que vimos y los amigos que hicimos Corina Arranz y yo mientras recorríamos la frontera en zigzag, entre Brownsville/Matamoros y San Diego/Tijuana, en el verano de 2005.

Huesos en el desierto. O Los cuerpos perdidos | FronteraD

Image/photo


Y fue esta opción la que sin duda prevaleció en el Teatro Español con el estreno de una potente y muy dolorosa obra inspirada en las muertitas de Ciudad Juárez y el libro de nuestro querido y malogrado Sergio González Rodríguez y sus Huesos en el desierto.

Carlota Ferrer sabe bien lo que se hace, como sabe qué se puede hacer con el cuerpo de una mujer. Y José Manuel Mora sabe cómo leer la realidad con unos ojos en que sea compatible el microscopio con los prismáticos, la panorámica con la miopía, el dolor de los demás con el desgarro, la música con el espanto.

Los cuerpos perdidos necesitaban actores osados, capaces de hacerlo todo, de exponerse al horror y a la piedad, y aquí, para nuestro asombro y nuestro dolor, lo consiguieron. Allá volvimos, con el elenco, a Ciudad Juárez.

Por eso me parece de justicia citar a todos los intérpretes. Porque logran lo que siempre admiramos en los montajes que nos subyugaron cuando aprendíamos teatro en la Real Escuela de Arte Dramático con Adela Escartín, en la armonía, el compromiso, el rigor, la extrema atención de todos y cada uno de los actores que intervenían en los montajes de la Taganka, Cricot 2 (¿dónde estás, Tadesuz Kantor?) y el Teatro de la Complicidad:

 Zotlandia last edited: Sun, 28 Oct 2018 07:07:32 +0100  
Teatro con curvas y pliegues...

La compañía The Little Queens logra un espacio simbólico cargado de reivindicaciones a través de la determinación de sonidos y movimientos de baile.


Cuerpos y números. Cada vez más | lamarea.com

Image/photo

Y piedras: las que las mujeres –”con curvas y pliegues”– llevamos a la espalda; o aquellas que nos lapidan.

En la obra Cuerpos y números, como tantas veces ocurre en la vida, los inicios felices acaban convirtiéndose en pesadilla… en un contexto en el que el silencio se convierte en imposición para tratar de seguir viva. No habrá complicidad. No, cuando está en juego una violación o la tortura.

La compañía The Little Queens logra un espacio simbólico cargado de reivindicaciones a través de la determinación de sonidos y movimientos de baile. Se posiciona así frente el feminicidio global. Usa el cuerpo como campo de batalla. La ropa interior femenina como muestra de vulnerabilidad frente a una violencia letal que ya es costumbre.

Las cifras se quedan obsoletas. Y la mirada del público lo refleja: transita por el espacio dejando maltratadas a su paso. Actitudes que perpetúan la trágica desigualdad. Mamen Agüera, la directora, lanza una advertencia desde la pasión: “Seguiremos en la lucha”.

 Zotlandia 
La labor dramatúrgica que firman conjuntamente Pedro Víllora y José Carlos Plaza sobre el Auto de los Reyes Magos se aleja de esa tentación y resulta en ese sentido pertinente y profunda, pues no realizan una actualización al uso, sino que ese primoroso retablillo religioso anónimo del siglo XII, el primer latido teatral en castellano que se conserva, es una de las partes de una obra independiente de mayor vuelo, una historia que contiene otras historias y se sitúa en un campo de refugiados...


‘Auto de los inocentes’, teatro entre dos mundos | FronteraD

Image/photo

... esos inocentes víctimas de un drama que anega fronteras, países y culturas. Así, la ingenuidad del texto medieval inspirado en el Evangelio según san Mateo se confronta con una realidad lacerante y recupera de algún modo su sentido de celebración sencilla y prístina, al tiempo que vivifica la concepción del teatro como instrumento de entrañamiento cultural. De esta forma, la propuesta vincula en un mismo espacio dos universos temporales diferentes: el difícil hoy de los migrantes y la ficción ejemplarizante de las historias literarias de antaño como bálsamo amortiguador de las penurias presentes.

El campo de refugiados podría estar en Melilla, por ejemplo, aunque no se especifica su situación. Y en él se desborda un catálogo de problemas: acumulación de personas, falta de medios, separaciones familiares, violaciones, burocracia paralizadora, tensiones culturales y religiosas e incluso la lacra de la ablación femenina. Un educador –estupendo Israel Frías– intenta, como motivación dirigida sobre todo a los más jóvenes y como medio de aproximación a la cultura española, implicar a los refugiados en pequeñas representaciones de textos medievales y barrocos, algo tal vez no muy probable en un contexto como ese, pero que resulta un recurso teatral (y metateatral) eficaz. Además de el Auto de los Reyes Magos, se utilizan también fragmentos de dos piezas de Calderón –el auto sacramental La vida es sueño y el drama del mismo título (una pequeña parte del monólogo inicial de Segismundo)–, el auto El hospital de los locos de José de Valdivielso, y el Romance del alcaide de Alhama y el del Prisionero.

 Zotlandia last edited: Wed, 26 Sep 2018 07:46:28 +0200  
“Vivir no es tan importante como recordar” María Teresa León

Una gran emoción política es una propuesta escénica total inspirada en Memoria de la melancolía, autobiografía de María Teresa León, que aborda los años decisivos de nuestra historia reciente, los de la Guerra Civil y el exilio: años marcados por el fervor político, el mito de la Revolución y la fe en las utopías.


Una gran emoción política (En letra grande) - Centro Dramático Nacional - Ministerio de Cultura

Image/photo

Sin pretensiones historicistas, sino con la intención de desvelar lo arquetípico y universal de aquellos acontecimientos, trataremos de encarnar esa emoción política que empuja a un pueblo a creer en su derecho a intervenir en la historia de su país, como si el futuro de éste le perteneciera. Esa emoción que los desastres del siglo XX - las guerras, los totalitarismos y sus consecuencias- han deslegitimado.


"Una gran emoción política" - CDN
by centrodramatico001 on YouTube

La danza y la acción física, las canciones y la respiración, los textos originales de la autora y una propuesta musical original interpretada en directo y que se inspira en temas populares europeos evocan los recuerdos de María Teresa: episodios fundamentales de su biografía, como el salvamento del Museo del Prado, la acción en la trinchera del Teatro de Guerrillas, acontecimientos políticos y sociales como la participación de la mujer en el conflicto bélico y conceptos clave como la masa o el cuerpo colectivo, el exilio y la memoria.

 Zotlandia 
La metteuse en scène Tatiana Frolova a collecté la parole d’habitants de la ville de Komsomolsk-sur-Amour en Sibérie pour bâtir un spectacle sur la mémoire commune des traumatismes de l’histoire soviétique et l’identité de la Russie post-soviétique. Vient ensuite un travail d’assemblage porté sur scène par les acteurs du théâtre KnAM, entre réalité et fiction. Les mots qui suivent sont ceux d’un article de l’éditeur Vladimir Yakovlev. Ils terminent le spectacle.  


Je n’ai pas encore commencé à vivre (extrait), par Tatiana Frolova et le théâtre KnAM.

Image/photo

Pour évaluer l’ampleur des tragédies du passé russe, nous comptons généralement les morts. Pourtant, ce ne sont pas les morts qu’il faut compter, mais les survivants. Les morts sont morts. Les survivants, ce sont nos parents et les parents de nos parents. Les survivants, ce sont ceux qui sont devenus veufs, orphelins, qui ont perdu leurs proches, ceux qui ont été déportés, dépossédés, exilés, ceux qui ont tué pour sauver leur peau, pour une idée ou pour la victoire, ceux qui ont trahi ou ont été trahis, ceux qui ont été ruinés, ceux qui ont vendu leur conscience, ceux qui se sont transformés en bourreaux, ceux qui ont torturé et ceux qui ont été torturés, violés, estropiés, dépouillés, ceux qui ont été contraints à dénoncer, ceux qui ont sombré dans l’alcool du fait d’une douleur sans fond, d’un sentiment de culpabilité ou de la foi perdue, ceux qui ont été humiliés, ceux qui ont connu la faim atroce, la captivité, l’occupation, les camps.

Il y a eu des dizaines de millions de morts. Les survivants, eux, sont des centaines de millions. Des centaines de millions de personnes qui ont transmis leur peur, leur douleur, leur sentiment de menace permanente venant du monde extérieur à leurs enfants qui, à leur tour, en y ajoutant leurs propres souffrances, nous ont transmis cette peur.

 Zotlandia last edited: Fri, 22 Jun 2018 11:22:42 +0200  
Que sintiera, aunque fuera por un instante, qué significa sacrificar tu vida para hacer feliz a otra persona... Que lo entendiera ella; que lo hiciera la señora sentada a su lado y los dos adolescentes de piel rosácea y ojos azules de la fila de enfrente... Que lo entendiera yo…

Por María Alcaraz Mayor

Lágrimas, canciones de rap y un padre fundador de Estados Unidos. ‘Hamilton’ en Londres | FronteraD

Image/photo

Cuando Alexander Hamilton, uno de padres fundadores de Estados Unidos, fue declarado secretario del Tesoro en el año 1789, no sospechó, casi seguro, que su vida se convertiría cientos de años más tarde en un exitoso musical cuyas entradas serían casi imposibles de conseguir. Asimismo, cuando Lin Manuel Miranda, un dramaturgo, compositor y actor estadounidense de origen puertorriqueño estrenó, en 2015, su nuevo musical Hamilton, no imaginó que su obra sería en un fenómeno cultural imparable.

Siempre he sido una enfermiza aficionada de los musicales, pero ninguno había conseguido obsesionarme nunca de la manera que lo hizo Hamilton. Por ello, en enero del año 2017 decidí invertir gran parte de mis ahorros, acumulados gracias a mis largos veranos como becaria, en un precario viaje a Londres y un par de preciadas entradas para, un año y tres meses más tarde, poder ver con mis propios ojos ese musical que había escuchado tantísimas veces a través de unos pequeños cascos en mis eternas horas en el transporte público.

 Zotlandia last edited: Wed, 06 Jun 2018 11:59:58 +0200  
Francisco Antonio Bances Candamo, El esclavo en grillos de oro, edición filológica de Ignacio Arellano y edición electrónica de Jesús M. Usunáriz, Pamplona, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2017.

Colección BIADIG (Biblioteca Áurea Digital), 44 / Publicaciones Digitales del GRISO. ISBN: 978-84-8081-574-1.


Bances Candamo puede considerarse el último representante de importancia del teatro barroco. Reducido al ámbito de la corte, en donde desempeña el cargo de dramaturgo oficial, sus temas, perspectivas, estilo y técnicas dramáticas se hallan marcadas por la limitación del público al que se dirige. Lejos estamos ya de la exploración múltiple que se abre con la figura de Lope de Vega y que culmina con la vasta y variada elaboración calderoniana.(...)

Image/photo

Esta edición de El esclavo en grillos de oro responde precisamente a la intersección de ambas líneas investigadoras y pretende proporcionar a los lectores interesados un texto lo más fiable posible, con un aparato de notas funcional y una presentación atenta fundamentalmente a los aspectos de la autoridad y el poder, en especial a la doctrina sobre el arte de buen gobierno y la denuncia del gobernante tirano (...)


El esclavo en grilllos de oro, de Bances Candamo (descarga del PDF)
 from Diaspora
Podrías agregar #libro #literatura o #pdf a la publicación así sea mas fácil buscarla o seleccionar esta información saludos!
Image/photo
  
Soy veterano en estos barrios de la internet autogestionada, y he leído esos consejos miles de veces, literalmente, pero estoy en Hubzilla, no en Diaspora: aquí los tags no tienen mucho sentido, todavía, porque su ámbito se limita a las publicaciones del hub donde son emitidos, no a toda la red. A cambio, es mucho más útil la categoría o tema (siempre las pongo en mis posts) que puedes encontrar en la página principal de mi canal, en el panel de la derecha, si te interesan los temas que trato. Un saludo.
 from Diaspora
Genial gracias @Manuel Image/photo

 Zotlandia 
El 22 de mayo comienza la tercera edición del Festival de Teatro de l@s Oprimid@s, que apuesta por el arte y en concreto el Teatro del Oprimido como herramienta al servicio de impulsar transformaciones sociales desde procesos participativos.


Lo raro es no movilizarnos: Toma Teatro

Image/photo

La inauguración del festival del 22 de mayo servirá para lanzarnos, cual arma arrojadiza, la pregunta ¿Participaraqué? Vemos necesario compartir las buenas experiencias que está generando el Teatro del Oprimido en los procesos de lucha social de movimientos sociales, en el entorno educativo y comunitario, para así reforzar nuestros procesos de aprendizaje colectivo. Contaremos con compañeras del grupo de teatro legislativo de Bajando al Sur y la plataforma No Somos Delito, con miembros de las iniciativas Convivencias y Mosaicos, así como de las compañías Tr3s social y Theater for Inclusion.

Somos conscientes de que vivimos en un mundo en el que el neoliberalismo impone la ley del más fuerte, que marca un cauce de normalidad que deja fuera del sistema a muchas personas. Esto es, desigualdad y exclusión social. Abordaremos por ello la participación que ocupan las personas con diversidad en la vida y la sociedad a través del Teatro Foro Excéntric@s. Y lo haremos gracias a quienes nos han acompañado en todas las ediciones de Toma Teatro a través de la compañía Arte-San@s del Grupo Amás Escena.

Vamos lejos porque vamos lento, y a veces merece la pena un respiro, un alto en el camino, para rechequearnos, poner en común las dificultades y dudas, cuidarnos y descubrir juntas alternativas que nos permitan sortear las grandes barreras que con frecuencia nos impiden avanzar. El 25 de mayo volveremos a disfrutar de un encuentro para compañías de Teatro del Oprimido y personas interesadas en aplicar esta disciplina tan potente.
 Teatro

 Zotlandia 
(Nueva entrega de esta sección de textos teatrales de un minuto (aproximadamente) que nunca serán representados, ni falta que hace...)

Minuteatro IV - 'Tragedia en un pasillo del metro' | FronteraD

Image/photo

Un tipo, al que llamaremos TIPO A, encuentra a otro, al que llamaremos TIPO B, en un pasillo del metro. El TIPO A tiene intención de saludar al TIPO B, pero este último no hace ningún amago de pararse.

TIPO A.- Eh, hola, ¡cuánto tiempo!

TIPO B.- Perdona que no me pare, llevo mucha prisa, voy al teatro de moda al estreno de una obra que es una puta maravilla y he quedado allí con gente superimportante.

TIPO A.- Anda…

TIPO B.- De verdad, que me están esperando y…

TIPO A.- ¿Y cómo sabes que la obra es una puta maravilla? ¿Ya la has visto? ¿No me has dicho que es el estreno?

TIPO B.- Eh… No… Sí…

TIPO A.- ¿Entonces?

TIPO B.- Bueno… Pues… Eso se sabe…

TIPO A.- ¿Y con qué gente superimportante has quedado?

TIPO B.- Eh… Bueno… Pues con…

TIPO A (tras una pausa).- ¿Con…?

El TIPO B sigue sin hablar. El TIPO A le mira pacientemente.

Pausa.

Pausa.

Pausa.  

El TIPO B saca una pistola y se pega un tiro. El TIPO A le observa y a continuación se acerca a él, le mete la mano en el bolsillo, le quita la cartera, le coge la entrada de teatro de esa tarde y se va caminando plácidamente. Saca el móvil y mientras anda comienza a escribir en féisbol que va al teatro a ver una puta maravilla, con un fondo morado y con un marco de flores.