cover photo

Poetas en español

poetas@hub.zilla.tech

Poesía necesaria como el pan de cada día...
Carmen Martín Gaite: "Escondite inglés" y otros poemas

  last edited: Tue, 21 Mar 2017 09:47:41 +0100  
(Reedito esta entrada que dediqué al "Escondite inglés", de  Carmen Martín Gaite, con dos poemas más y una recomendación)

Carmen Martín Gaite es una de mis escitoras preferidas en español. Aunque es conocida, sobre todo, por sus novelas y ensayos, fue también una maravillosa poeta. Este poema, "Escondite inglés", a mí me parece uno de los que mejor refleja el paso del tiempo, con la ayuda de un simple juego infantil, que en mi infancia -no sé por qué extraña degeneración- llamábamos el Pollito Inglés. Consistía, como recordaréis algunos, en que "el que la quedaba" decía "una, dos y tres, escondito inglés", se volvía rápidamente en intentaba ver "moverse" a alguno de los otros jugadores. Normalmente, no se les veía sino cambiados de gesto y postura, como estatuas. Justamente, como sucede con el tiempo: vemos a la gente cambiada, pero no la vemos "cambiar"; el tiempo no se ve, se notan sus efectos... Después del texto, pongo un enlace a un vídeo Youtube donde la misma Carmen lo recita con su voz de cristal.

Los otros dos poemas que comparto inciden en relaciones dinámicas que están presentes en toda su obra: la relación dentro / fuera (la casa y el mundo) y la relación entre verdad y apariencia... Puede ser provchosa -para entender mejor la poesía de esta escritora- la lectura de este ensayo de Iñaki Torre Fica, disponible en este enlace: LA MUJER VENTANERA” EN LA POESÍA
DE CARMEN MARTÍN GAITE
.

Escondite inglés

Una, dos y tres,
escondite inglés,
a esa niña de rojo
ya no la ves.

Jugaba con naranjas,
les mordía el zumo,
arrancaba tomillo,
niña de humo.

Baja a la calle,
vuelve a subir,
las estrellas la miran
no se quiere dormir.

Cuéntame un cuento,
cuéntame ciento,
dame la mano,
se la llevaba el viento
de aquel verano.

Una, dos y tres,
escondite inglés,
a esa niña de rojo
ya no la ves.

Aquí el poema recitado por su autora:

Carmen Martín Gaite
by Emilio Barco on YouTube

Convalecencia

No quiero más paredes,
más mantas ni jarabes,
yo sé lo que me cura y lo que no,
respirar de otro modo necesito.
Ahora mismo podría,
si tú me dieras fuerzas,
oh hermano Peter Pan,
saltar desde la cama hasta el balcón,
del balcón a la torre de la iglesia,
donde los monaguillos ya se aprestan
a iniciar un tañido
que nunca es aventura.
¡Oh, el riesgo de salir,
arrebujada en camisón liviano
a conjurar la fiebre,
desafiando el frío de la tarde,
sobrevolando plazas y callejas,
ventanas que se encienden
y bultos de mujeres que acuden al rosario,
esquivar en zigzag el campaneo
de toda la ciudad,
abrirse al campo ignoto, sin paredes!

Después de todo. Poesía a rachas, Madrid, 1993.

Espiga sin granar

Nunca me acerco tanto a ser mujer
como cuando abanono mis palabras,
repliego el abanico
tras el que ensayo risas de gioconda,
desciendo del tinglado de mis gestos
por peldaños estrechos y gastados
y me quito en silencio, a oscuras,
los adornos.

Alguien está conmigo a quien no veo,
que me recoge el alma como un traje arrugado
y me la va subiendo de los pies a los hombros:
la mujer que seré.

No alcanzo todavía a mirar cara a cara
a esa mujer secreta, que apenas si aletea
cuando deja de oírme trajinar (…)

Nunca veré sus ojos de sibila.
Ahora porque no llego a ellos, de tan altos,
de tan imprevisibles,
y un día (…) sustituirán el brillo mendaz de los espejos
y abarcarán muy serios,
bajo un toldo de sombra
-¿por qué pienso tan seria a esa mujer?-
la figura lejana e irisada
de aquella adolescente
que soñaba una vez con conocerla.

Ibídem

#literatura #poesía #Carmen Martín Gaite